Cómo Acometer la Práctica de Asanas Para Educar las Piernas con Hiperlaxitud en las Rodillas


La hiperlaxitud en las rodillas es un padecimiento bastante común.  Aunque más presente en mujeres que en hombres , es importante que todos la conozcan porque se puede tener desde niño o generarse por un mal hábito postural.

La rodilla al igual que el codo, es una articulación de tipo bisagra, o sea, solo tiene movilidad en una dimensión. Extiende o flexiona.

Muchas veces,  al extenderlas (al poner las piernas rectas) lo hacemos llevando la articulación hasta el tope, sintiendo que encaja hacia detrás la rótula contra el extremo inferior del fémur  (hueso del muslo) y el superior de la tibia (hueso mayor de la pantorrilla).

Esta práctica se suele hacer sin control de los músculos de la parte posterior de la pierna (los gemelos en la pantorrilla y el bíceps femoral en el muslo, entre otros) que son los encargados de “amortiguar” ese tope violento de la rótula contra los huesos de la articulación.

De esta forma se va deformando y moviendo hacia atrás la “bisagra” de la rodilla generando dolor y molestias, llegando en casos severos a producir una fuerte lesión.


En una correcta práctica de yoga, se puede educar a la pierna a que modere la extensión de la rodilla fortaleciendo sus amortiguadores naturales nombrados en el párrafo anterior.

Por eso notarán los alumnos del curso “ Potenciando tu vida” mi énfasis en la técnica de las asanas de piernas con respecto a la colocación del pie.

La regla de oro es:  El peso que ponemos sobre el  talón y el que ponemos sobre los metatarsianos de cada pie debe ser siempre equivalente”.

Así, por ejemplo, cuando practicamos utthita trikonasana, al extender el tronco sobre la pierna derecha por ejemplo, todo el peso tiende a ir al talón de forma natural. Este error provoca hiperlaxitud en las rodillas.

Siendo inteligentes, llevaremos peso y apretaremos la base de los dedos del mismo pie derecho contra el suelo hasta equilibrar su peso con el del talón y así garantizar el equilibrio de las cadenas musculares y reducir el impacto sobre la rodilla, evitando el riesgo de esta dolencia.

Piensen y apliquen el concepto en otras asanas y verán como desaparecen las molestias que produce esta dolencia. Espero que este artículo les sea de utilidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

close